Leucemia Felina

¿CONOCES LA LEUCEMIA FELINA?

La leucemia felina está ampliamente extendida entre los gatos de todo el mundo, y desgraciadamente la prevalencia es muy elevada en nuestra área. El responsable de esta enfermedad es un virus exclusivo de gatos, pero muy semejante al virus del SIDA humano. Por ello, los síntomas que produce son muy similares, o incluso más devastadores para nuestra mascota. Si entra en contacto con el virus originará una grave depresión del sistema inmunitario, aumentado el riesgo de padecer enfermedades, retrasando el crecimiento o incluso llegando a producir leucemia (de ahí el nombre que se le otorga).

La forma de contraer esta grave enfermedad es el contacto con otros gatos, ya sea por acicalamiento mutuo o por arañazos y mordeduras entre ellos. También puede transmitirse de la madre a los gatitos durante la lactancia. Por ello el riesgo de infección varía con los hábitos del gato, edad, entorno en el que vive y estado de salud general.

La vacunación puede evitar la infección persistente y por tanto la enfermedad. Si quieres evitar que tu gatito sufra esta enfermedad recomendamos testar que esté libre de leucemia felina y vacunar anualmente.

Si por el contrario, tu gatito no está vacunado y observas cambios leves en su comportamiento que te puedan llevar a pensar que está enfermo, como apatía, pérdida de apetito, pérdida de peso o dificultad para recuperarse de enfermedades comunes se debería hacer un test de leucemia, ya que en el caso de ser positivo un tratamiento prematuro para estimular su sistema inmunológico puede favorecer la lucha contra esta enfermedad.

Si quieres conocer más acerca de esta frecuente enfermedad en gatitos, pásate por C.V. Molina de Aragón y te contaremos las claves para garantizar la salud de tu mascota.